lunes, 20 de marzo de 2017

Intersección. Gouache sobre papel


Me gusta mucho pintar con pinturas al agua: témperas o guache.

El gouache y la acuarela son muy parecidos pero hay diferencias muy importantes entre ellos.

Los pigmentos utilizados para fabricar el gouache no están tan finamente molidos por lo que resultan colores con más cuerpo, más opacos, menos luminosos.
Estas características nos permiten pintar superficies planas y colores claros sobre oscuros y también, realizar trabajos de aspecto más sólido y más elaborados que con acuarela.

Si queremos lograr transparencias con los gouaches, podemos hacerlo diluyéndolos mucho con agua y no mezclando con blanco. Claro que nunca serán tan luminosas como las conseguidas con la acuarela.

Se pueden utilizar sobre diferentes tipos de papeles. Ya conté en otra entrada que a mi me gusta el que antiguamente usaban los tenderos para envolver los alimentos y cuando quiero algo más refinado, el papel de acuarela.

Las técnicas más utilizadas con este tipo de pintura son:
  • Lavados: con pintura diluida
  • Pintura plana: capa de color densa y consistente
  • Repintados: colores aplicados unos sobre otros.
  • Creación de texturas: rascando, rociando, frotando…
  • También permiten corregir errores mejor que las acuarelas: se empapa con agua la zona a corregir y se absorbe la pintura con una esponja o con papel secante.


Algunas de estas técnicas (lavados, pintura plana y repintado) pueden observarse en esta composición que os muestro hoy.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada