miércoles, 28 de junio de 2017

La niña de María Blanchard


 ¿Conocéis la obra de María Blanchard?

Este cuadro que os muestro hoy lo pinté fijándome en su “niña con pañuelo” No quise copiarlo tal cual pero sí quise aprender mucho con él. No hay comparación posible entre los dos ni lo pretendo de lejos. El suyo es una obra de arte, el mío un ejercicio de aprendizaje.

María Blanchard fue una pintora santanderina (1.881-1.932) con un alma hermosa y sensible atrapada en un cuerpo deforme, víctima de la crueldad e ignorancia de los niños que se burlaban de ella y de los adultos que la observaban con conmiseración y repugnancia.
Esto la hizo ser una niña triste, solitaria y melancólica y la llevó a concentrarse en si misma y llevar una vida triste y desgraciada.
En 1916, huyendo de la situación asfixiante en la que vivía aquí, se instaló en París llegando allí a ser un miembro relevante de la École de París y haciendo amistad con los grandes pintores cubistas del momento, entre ellos Juan Gris que ejerció sobre ella una gran influencia.

Sus cuadros desprenden una gran emoción contenida, un poso de tristeza que a mi personalmente me conmueve hasta la médula. Son hermosos, tristes y tiernos a la vez.

A lo largo de su trayectoria, atravesó tres fases diferenciadas: una primera realista, otra segunda cubista y otra última de vuelta al realismo.
Su pintura es todo sentimiento, delicadeza, sutileza, elegancia y oficio. Alguien dijo que era un cubismo sin aristas, un expresionismo sin cólera.


Cuadros de María Blanchard. De izquierda a derecha: "Naturaleza muerta" de estilo cubista, "Maternidad" y "Niña con pañuelo"

viernes, 16 de junio de 2017

Elemento incontrolado (pero no del todo) Acrílico sobre tabla


Este es otro pequeño cuadrito de 20cm x 20cm realizado sobre tabla con pinturas acrílicas.

En su ejecución he mezclado diferentes técnicas:

  • Empastes: con pintura espesa, aplicada con espátula de forma irregular para conseguir las texturas de la zona gris. Sobre el empaste está realizado el dibujo en relieve.
  • Esgrafiado: consistente en raspar la pintura para que aparezca el color que hay debajo (en la zona azul).
  • Aguada: con pintura muy diluida aplicada sobre otra capa de pintura más densa (en el elemento inferior rojo).
  • Pincel seco: se carga la mínima cantidad de pintura en el pincel para que no se cubra totalmente el color que hay debajo (elemento rojo a la izquierda).
  • Frotado: sobre una capa de color ya seca, aplicamos otra nueva capa y antes de que esta seque totalmente, la frotamos de forma que se retira parte de la pintura pero quedan trazos de ella (en el cuadrado de la parte superior).
  • Reservas: con cinta adhesiva para conseguir bordes precisos (también en el cuadrado). 

viernes, 9 de junio de 2017

Grito ahogado. Óleo sobre lienzo


El dibujo y sobre todo la pintura, son poderosos medios de expresión y como tales yo los valoro.

Un cuadro puede ser de fácil o difícil ejecución, más o menos vistoso, más o menos original, estar más o menos elaborado…pero siempre será un medio mediante el cual una persona, llamémosle “artista” comunica algo a los demás.

Lo que comunica puede ser una emoción, un deseo, un estado o disposición...Puede ser un grito desgarrador, una paz interior, un susurro melancólico, una reivindicación, un vacío, sensaciones dolorosas o placenteras, la mera descripción de un hecho…

Dicho artista, puede valerse para ello de formas, de colores, de manchas, líneas o contrastes, de figuras reales o imaginarias…

Eso es para mi dibujar y pintar, esa es la razón y la esencia.

Puede que el mensaje transmitido por el ejecutor, no sea el mismo que el recibido por quien lo contempla o que cada persona que lo mira, reciba un mensaje diferente, que a cada uno le diga algo distinto en función de su estado de ánimo, del momento, de la situación, pero lo importante, es que no nos deje impasibles.
Ante una pintura, no necesitamos saber qué significa para quién la pintó (aunque eso nos ayude a entender ciertos aspectos y a situarla en contexto) sino qué me transmite, qué me hace sentir, qué significa para mi.

sábado, 3 de junio de 2017

En la feria


Este cuadro lo pinté con verdadero placer. Pasándomelo bien desde que lo ideé hasta que lo di por terminado.
Quise que expresara alegría y vitalidad, ternura y sensibilidad, emociones y sensaciones, vida.

Está pintado al óleo sobre un lienzo de 23cm x 65cm. Es casi un dibujo coloreado. La pintura está aplicada en capas muy diluidas y finas.

Es un pequeño homenaje a todas esas mujeres que son capaces de olvidar por unos momentos sus preocupaciones e irse a la feria a vivir un momento mágico, a cantar, bailar y divertirse para volver después con nuevos bríos a enfrentarse con los problemas de la vida cotidiana y real.