miércoles, 15 de abril de 2020

El círculo cromático y flores para trabajar con ellas


Hoy no voy a mostrar ningún cuadro sino a proponer una tarea.
Una tarea en la que, emulando a Georgia o´Keeffe, hagamos nuestra propia interpretación del círculo cromático a base de flores.

Puede quedarnos un precioso conjunto de cuadros para decorar nuestra casa y de paso, lo pasaremos bien y se nos pasará el confinamiento más fácilmente.

Como hacerlo del natural es imposible, os pongo algunas de las fotos de mi blog de jardinería para que puedan serviros de modelo.

¿Nos animamos? Yo, si.

Blanco
El color blanco es la suma de todos los colores luz, sin embargo, si mezclamos todos los colores pigmento, no conseguimos blanco sino negro.
El blanco siempre es necesario en la paleta para elaborar los tonos pastel y aclarar algunos otros colores.
Casi nunca se utiliza puro. Si observamos bien, los objetos blancos siempren llevan mezcla de otros colores que le dan cuerpo y profundidad.

Amarillo
El amarillo es uno de los tres colores primarios que no podemos conseguir a partir de otros y necesitamos comprarlo. Yo utilizo el amarillo de cadmio medio. También conviene tener un amarillo de cadmio limón para mezclas de colores fríos.

Amarillo verdoso
Conseguimos el amarillo-verde mezclando amarillo con una pequeñísima pizca de azul.

Verde
El verde es un color secundario que conseguimos mezclando amarillo con azul. Siempre un poco más de amarillo pues el azul cubre mucho. Lo haremos con amarillo limón si queremos obtener un verde primavera no demasiado cálido.

Azul verdoso
El azul verde resulta de la mezcla del azul con el verde en más o menos cantidad uno u otro dependiendo de cuál sea el que queramos que predomine.

Azul
El azul es otro de los tres colores primarios y por lo tanto no se consigue con mezclas sino que también hay que comprarlo. Hay dos azules que para mi gusto han de estar en la paleta: el azul ultramar oscuro y el azul de prusia.  Con cada uno de ellos conseguimos mezclas diferentes.

Azul violeta
El azul violeta se consigue luminoso y puro con el azul de prusia. Se mezcla éste con carmín de garanza oscuro y se aclara con blanco.

Violeta
El violeta es un color secundario formado por la mezcla de carmín y azul.

Rojo violeta
El rojo violeta se forma con el anterior, un poquito más de carmín y una pizca de blanco

Carmín
El carmín es es tercero de los colores primarios. Hay quien considera el primario el rojo de cadmio pero sin el carmín de garanza oscuro hay tonos que no los consigues.

Rojo 
El rojo de cadmio medio es también imprescindible en la paleta aunque en teoría podríamos conseguirlo aclarando un poco el carmín con algo de amarillo.

Naranja
El naranja se forma mezclando amarillo con un poquito de carmín. Poquito porque el carmín, al igual que el azul cubre mucho.

Amarillo naranja
El amarillo naranja se consigue mezclando amarillo con una pizca de carmín o rojo.

Y aquí os dejo alguna muestra de los cuadros de flores de Georgia o´Keeffe.


lunes, 10 de febrero de 2020

Máquina compleja. Óleo sobre lienzo


Hoy le ha tocado el turno a un cuadro que tenemos colgado en el salón desde hace muchos años.

Lo pinté cuando aún no vivía en esta casa y estuvo esperando en un rincón hasta que dispuse de una pared grande y blanca donde pudiera "expresarse" sin interferencias.

Me gusta verlo a diario. Me gusta la combinación de formas y colores que conseguí.

Me parece alegre y armonioso y contribuye a que mi casa resulte agradable. (Aclaro en este punto que ya no tengo abuelas desde haces muchos años).

Está pintado al óleo sobre un lienzo de 1m x 90 cm.

Espero que os guste y os produzca buenas vibraciones, sensaciones placenteras y agradables contemplarlo.

miércoles, 15 de enero de 2020

Composición espacial


Este cuadro ya hace unos años que no está en mi poder.
Cuando se lo regalé a nuestros sobrinos, le saqué una foto para no olvidarme de él y ahora que me la encuentro, me parece que no le hace justicia del todo.

Yo lo recordaba con los colores un poquito mas tenues, mas suaves pero bueno, como al fin y a la postre, lo que pretendo con este blog es tener todo lo que voy dibujando o pintando clasificado, ordenado y a mano para poder observarlo y estudiar fallos o aciertos, aquí añado esta foto para que ocupe su lugar entre los demás óleos que he pintado.

Lo hice en una época en la que estaba (sigo estándolo) muy influenciada por los constructivistas rusos .

En él expreso algo que busco constantemente, algo que es en sí contradictorio pero que , no sé por qué razón me empeño en conseguir: plasmar movimiento y quietud al mismo tiempo.

Dibujé primero muy meticulosamente las líneas rectas, atrapando el espacio, de acuerdo con la composición que yo quería y después, utilizando dos colores complementarios, naranja y azul en todas sus gamas, dejé que el pincel fuera y viniera se moviera a través de los espacios marcados.

sábado, 30 de noviembre de 2019

Composición: forma, color y textura



Este es el último cuadro que he pintado.
Una composición totalmente abstracta, exceptuando la forma reconocible de una mano dentro del círculo de la parte inferior derecha. El resto del dibujo no corresponde a nada real.

Y sin embargo puedo aseguraros que está bien trabajado, quiero decir, trabajado a conciencia para que las formas y las masas formen un todo cohesionado pero con vida propia, armonioso pero contrastado, estático pero con cierta flexibilidad que posibilite el movimiento.

Los colores también han sido elegidos con toda la intención: dos pares de complementarios creando un fuerte pero a la vez agradable contraste a la vista, predominando siempre uno de cada par: el naranja con su contrapuesto el azul y el rojo con su contrapuesto el verde, estos dos últimos en menor extensión para que el protagonismo sea del primer par.

Respecto a la textura, he utilizado acrílico mezclado con arena de río para el fondo y arpilleras pegadas para la mano y el resto de relieves.

Se sale bastante de la línea que venía manteniendo últimamente y eso me gusta. Me gusta haber roto la inercia.


domingo, 3 de noviembre de 2019

Composición con acrílicos


Os contaré lo que me pasó con este cuadro.
Preparé el tablero con acrílico blanco sin diluir (primero una capa fina, y una vez seca, otra espesa y gruesa) y practiqué sobre el acrílico húmedo un dibujo en relieve.
Lo dejé secando y me dediqué a otra cosa.

Cuando volví sobre el cuadro pasados unos días, el dibujo no me satisfizo, me pareció escesívamente explícito pero ya estaba completamente seco y duro y no me apetecía tirar el tablero así que decidí olvidarme de que estaba allí y comencé a pintar.

Pero no te olvidas del todo. Sin darte cuenta te dejas llevar por una línea, un surco, intentado integrarlos en la composición porque el relieve o la pincelada en la pintura forman parte indisoluble de ella.

El resultado final a mi me gusta, me ha dejado satisfecha y expresa muy bien lo que yo quería.

Cada vez que aprovecho una pieza que al principio parece desechable, me quedo contenta. Me pasa lo mismo en la cocina. Me encanta inventar platos con sobras y restos.

Algún sicólogo quizá tenga algo que decir...